La regularización de tierras en los asentamientos urbanos y periurbanos se inició en 2002, con el decreto presidencial N° 1.666, que logró la entrega de 600.000 títulos de tierra urbana. 

  Posteriormente el 6 de mayo de 2011, el comandante presidente Hugo Chávez Frías decreta en Gaceta Oficial N° 39.668, la Ley de Regularización Integral de la Tenencia de la Tierra de los Asentamientos Urbanos y Periurbanos con lo cual se crea el Instituto Nacional de Tierras Urbanas, ente adscrito al Ministerio para la Vivienda y Hábitat, que tiene entre sus funciones la elaboración y ejecución, junto con las oficinas técnicas municipales, del Plan Nacional de Regularización de la Tenencia de la Tierra Urbana. 

   La ejecución del Plan Nacional de Regularización de la Tenencia de la Tierra Urbana es progresiva y sirve de soporte a los planes especiales por zona, destinados a mejorar la calidad y condiciones de vida de las comunidades. 

   El Instituto Nacional de Tierras Urbanas es también el encargado de la regularización y adjudicación integral de la tenencia de la tierra en los barrios, lleva el registro de los asentamientos, de las tierras urbanizables y de los comités de tierra urbana (CTU) y declara la prescripción adquisitiva especial en tierras privadas, lo que es conocida como la forma de adquisición de la propiedad tras la posesión continuada. 

   Esta ley nace como producto de la iniciativa popular. Las comunidades plantearon, en enero de 2011, al Comandante Presidente Hugo Chávez Frías la necesidad de una legislación que agilizara los trámites para el proceso de regularización.